Saltar al contenido

Ejercicios que no deben hacerse si padeces una hernia inguinal

Antaño, el postoperatorio de una hernia inguinal era doloroso, y traía consigo muchos quebraderos de cabeza para el paciente, pero en la actualidad esto ya no sucede, ya que tanto la operación como el postoperatorio son practicamente indoloros. A pesar de ello, existen muchas personas que tienen temor pasar por quirofano a tratar dicho tipo de hernia, es por ello que en este artículo hablaremos de los ejercicios que no deben hacerse si padeces una hernia inguinal.

Ejercicios que no deben hacerse si padeces una hernia inguinal

¿Qué ejercicios no deben realizarse si padeces una hernia inguinal?

En la mayoría de los casos, las personas que padecen este tipo de protuberancia es debido a la realización de una fuerza excesiva durante un tiempo prolongado, y es por ello que se produce la hernia. Por lo tanto, los ejercicios que no se deben hacer son los siguientes:

  • Ejercicios de fuerza, ya sea levantamiento de pesas, flexiones, abdominales, etcétera.
  • Ejercicios de resistencia, como por ejemplo, sentadillas, plancha, burpees…
  • Ejercicios de un tiempo prolongado, como por ejemplo salir a andar más de 60 minutos seguidos.

¿Cuales son los ejercicios que pueden realizar aunque tengas una hernia inguinal?

A pesar de que son muchos los ejercicios que no se pueden hacer, existen algunos que son compatibles con la hernia inguinal, como por ejemplo:

  • Caminar. Salir a caminar es un hábito aceptable aunque padezcas dicho tipo de hernia, a pesar de ello, deberás caminar menos de 60 minutos seguidos, ya que superar dicha cantidad de tiempo puede resultar perjudicial.
  • Bicicleta elíptica. Este ejercicio debe realizarse con moderación, ya que no es aconsejable hacerlo todos los días, ya que puede ocasionar un aumento del dolor.
  • Natación. La natación ayuda a calmar los dolores provocados por la hernia, por lo que realizar este tipo de ejercicio de forma controlada, resultará beneficioso.

En definitiva, las personas que padecen esta protuberancia pueden realizar ejercicios pero de manera mas controlada y comedida que una persona que no la padece. Por lo tanto, si no padeces demasiado dolor podrás mantenerte en forma sin necesidad de pasar por el quirófano.